Historia de Bugarra

En las cercanías de la fuente de La Hortezuela hubo un primer establecimiento de población, constatado al menos desde tiempos íberos hasta después de la reconquista de Jaime I. Una vez establecidos sus moradores en el emplazamiento actual, pasa a pertenecer a la Baronía de Pedralba y Bugarra.

Sus habitantes siguen siendo musulmanes y en el siglo XVI sirve la mezquita para el culto cristiano, obligado para sus antiguos fieles.

Con la drástica medida de expulsión de los moriscos a principios del siglo XVII queda Bugarra sin habitantes, a la espera de que lleguen los nuevos pobladores cristianos.


Con la desaparición del poder señorial en 1858, representado en Bugarra por los Sánchez de Calatayud, Condes del Real, se separan administrativamente las poblaciones de Bugarra y Pedralba.


Varias calles forman el eje de esta población con un trazado poco frecuente, de calles largas y estrechas, insinuando una cuadricula.Calle Ancha, calle del Medio y calle de Abajo, y en torno a ellas la iglesia y el "castillo", quizás más bien una Casa del señor feudal construida en el siglo XVI de la que queda tan sólo una parte; remodelaciones posteriores hicieron desaparecer la zona de calabozos de la casona, posibemente al abrir la calle lateral que la separa del edificio del templo parroquial. Parece ser que estuvo siempre arrendada, ya que su dueño se alojaba en el castillo de Pedralba. Se la conocía como la Torre, seguramente porque sobresalía en altura del resto de las viviendas del entorno. En la actualidad es propiedad particular con una cuidada restauración, quedando al menos una parte bien conservada del edificio civil más importante de Bugarra.



La iglesia parroquial dedicada a San Juan Bautista demuestra con su factura los modestos caudales de que disponía el pueblo a finales del siglo XVII, pero aunque austera preside con distinción la amplia plaza; su campanario tiene una riqueza añadida ya que su base formaba parte del minarete de la mezquita que se remonta a épocas medievales, torre entonces exenta.

En la ubicación de la actual Casa Abadía podría levantarse la mezquita, ya que en la parte trasera de esta casa se encuentra la calle del Onsal Viejo, haciendo referencia al cementerio, que siempre ocupaba un lugar contiguo al templo musulmán. En el interior restaurado de la iglesia, se mantiene el esgrafiado del siglo XVII y la reproducción de un retablo en madera que hubo en el Altar Mayor, del escultor Vergara.


Muchas casas de porte elegante hay repartidas por las calles de Bugarra, propiedad de familias adineradas que a partir de la expansión del viñedo hicieron fortuna; el crecimiento de este cultivo relegó usos económicos tradicionales como el cultivo de la seda y la pasa que hasta el siglo XIX fueron una de las bases económicas de la población.


En la calle de la Concordia, hay varias casas de apariencia distinguida; una de ellas con fachada blanca y resto arruinado, data de 1891; tiene una puerta de madera trabajada muy interesante. No se llegó o habitar por circunstancias familiares.

Al lado hay un ejemplo de casa de pueblo con primer piso con balcón y andana en la parte alta, aunque le resta ambiente una puerta moderna. Un paseo por las alegres calles del pueblo depara pequeñas sorpresas, como las lápidas funerarias romanas adosadas a la pared de algunas casas en la calle Larga y en la del Medio, 9; su utilización como adorno era un signo de distinción en las casas del siglo XVI. Hay un retablo cerámico dedicado a a Virgen del Rosario en la calle Larga; se trata de una réplica del que se encontraba en este lugar y que fue trasladado al interior de la parroquia.

  • Iglesia Parroquial
    Iglesia Parroquial
  • Iglesia Parroquial
    Iglesia Parroquial

Formulario de búsqueda

Lu Ma Mi Ju Vi Do
 
 
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
31